Psicologia en la ruleta banner

Todo ocurre en nuestro cerebro.

La vida, la experimentación de la misma, aunque existe como tal, es en nuestro cerebro donde se interpreta. El amor nace de la adecuada combinación de hormonas y procesos psicológicos. Y la diversión, la emoción o la satisfacción también. 3 factores clave en el juego de la ruleta, por cierto.

Vamos a ver cómo la psicología de los juegos de azar puede ayudarnos a entender cómo funciona el juego, cómo se debe jugar responsablemente, y qué problemas nos podemos encontrar entre la psicología y la ruleta.

¿Por qué la ruleta gusta tanto a todo el mundo?

Los humanos adultos llevamos jugando desde la prehistoria. Los legionarios romanos llevaban con ellos sus juegos de dados en sus conquistas, para matar el tiempo en el campamento antes de salir al campo a matar bárbaros. Los juegos de cartas nacieron en la Edad Media.Y, cómo ya hemos visto al principio de esta Guía PlayUZU, la ruleta tiene también una historia centenaria.

¿Por qué? ¿Por qué nos atraen tanto los juegos para adultos? Para ello hay que entender la psicología de los juegos de azar.

Y es que el juego de azar toca determinados resortes en nuestro cerebro:

  • La excitación que nos produce la idea de entrar en uno de esos juegos, que empieza a disparar la adrenalina.
  • La emoción del suspense ante la posibilidad de ganar, que sigue electrizando nuestro cuerpo.
  • La satisfacción de hacerlo, que activa nuestros mecanismos de recompensa y nos hace segregar endorfinas, la hormona asociada al placer.
Human brain that thinks about Roulette

Además, cuando hablamos de psicología y ruleta, se suman otros factores que la hacen aún más atractiva:

  • Es puro azar, como ya sabes de sobra si has leído el resto de nuestra guía. El jugador novato puede ganar el día de su estreno igual que puede perder el más veterano. No hay técnica ni sistema que valga. La habilidad no juega ningún papel.
  • Es muy sencilla: las reglas de la ruleta son facilísimas de comprender, te las pueden explicar en 5 minutos y ponerte a jugar y ganar.
  • Las probabilidades no están nada mal en la ruleta juego de azar. En juegos como las slots puede costar mucho más conseguir premio y funciona de forma psicológicamente algo distinta. En la ruleta al azar tienes las apuestas exteriores, que dan altas probabilidades de premio. Y un acierto en interiores se refleja en un pago consistente.

¿Cuál es el peligro? Que estos mecanismos de excitación-gratificación acaben generando una adicción. Por eso hay que entender la psicología de los jugadores de juegos de azar.

Actitudes y psicología de los juegos de azar

Enfrentarse al desafío de la ruleta al azar puede ser una excelente manera de pasar tu tiempo de ocio, por todo lo explicado antes, que la hace rabiosamente divertida.

Pero ante la ruleta al azar hay diferentes actitudes, que pueden mantenerla dentro de parámetros razonables, o por el contrario convertirla en un problema patológico.

Veamos 3 enfoques para la ruleta desde la psicología:

Enfoque 1: Descontrolarse

A man thinking about how to approach gambling roulette

La peor formaLa peor forma de acercarse a la ruleta juego de azar es desde la pérdida de control. Una pérdida que afecta tanto al juego mismo, como a las emociones que despierta.

En cuanto al juego, antes de apostar tu primer euro debes tener clarísimo:

  • Cómo funciona la ruleta.
  • Las normas básicas y los tipos de apuesta, así como las reglas que te favorecen.
  • Las diferencias entre ruleta al azar americana y europea.
  • Las matemáticas que se esconden tras la ruleta juego de azar.

Si no tienes controlado esto apostarás mal, arriesgando demasiado o en las apuestas que menos te convienen. Te llevarás sorpresas o desaprovecharás ventajas que te salvarían el giro. Puedes ganar, claro, si tienes suerte. Pero lo normal es llevarse un hachazo.

En cuanto al dominio de las propias emociones, el jugador descontrolado:

  • Se emociona y apuesta de forma impulsiva o a base de “pálpitos”.
  • Se pone visiblemente nervioso durante los giros, y transmite ese nerviosismo al resto.
  • Su alegría desbordante cuando gana puede ser de mal gusto, y además le incita a arriesgarse más.
  • Cuando pierde se enfada visiblemente, pudiendo llegar incluso a ponerse agresivo.

La contención es un requisito de psicología en la ruleta para poder vivir el juego con normalidad. Y esta contención se basa en un control del juego y de tus propias emociones.

Enfoque 2: Creer en mitos

A man trying to think about the myths and facts of roulette

Otro enfoque muy perjudicial en la psicología de los juegos de azar es la creencia en mitos. Es un poco desesperante, porque todos esos mitos se han demostrado falsos ya millones de veces. Pero siguen dominando el juego de ruleta al azar de algunas personas:

  • Creer que existen sistemas que funcionan y te garantizan la victoria.
  • Creer que existen sesgos o tendencias en una ruleta, buscando patrones para dar con ese número que sale más a menos que otros y por tanto te dará más probabilidades de premio.
  • Creer que existen números “durmientes” y números despiertos, algo que no se sostiene matemáticamente.
  • Creer que, si ha salido rojo, en la siguiente tirada hay más probabilidades de que salga negro. Falso también, porque cada giro tiene las mismas posibilidades independientemente de lo que haya salido antes.
  • Creer en el número de la suerte, en amuletos, etc.

Esta psicología de la ruleta es peligrosa, porque ninguna de esas ideas tiene base que la sustente, y por tanto te harán apostar mal, y eventualmente perder todo tu dinero. Con el consiguiente enfado y experiencia negativa del juego.

Enfoque 3: El juego responsable

Two man and two woman playing at the roulette table

Éste es el enfoque adecuado de psicología para la ruleta, y en la psicología de los juegos de azar en general.

¿En qué consiste? Pues en cosas a priori muy sencillas. El jugador responsable:

  • Sabe que es un juego de azar en el que a menudo se pierde y no pasa nada.
  • No juega buscando fortunas, sino diversión. Todos queremos ganar y todos queremos dinero, pero ese no puede ser el eje de tus partidas de ruleta.
  • Se fija un presupuesto y no se sale de él.
  • Nunca va detrás de sus pérdidas intentando recuperarlas.
  • Sabe cuándo retirarse: cuando una mala racha muy larga te está amargando la partida, cuando ya no es divertido, o cuando has ganado bien (y quieres conservarlo).

Como decíamos, el juego responsable es una psicología de ruleta que se aplica exactamente igual en la psicología de los demás juegos de azar.

Si te fijas, es una oposición a los dos enfoques anteriores: el jugador responsable no cree en mitos, y mantiene sus emociones e impulsos a raya.

Este enfoque te permite jugar de forma saludable: convierte la ruleta juego de azar en una diversión más, como puede ser ir al cine, o jugar un partido de fútbol.

Los otros enfoques, por el contrario, son la receta perfecta para caer en la adicción a juegos de azar.

Sara es la experta creadora de contenidos de PlayUZU. Periodista, andaluza, curiosa y transparente... ¡Tal y como le gusta a UZU!

Compartir este artículo