El sistema de Martingala en la ruleta

Cómo funciona y por qué NUNCA debes utilizarlo

Lo has oído nombrar. Incluso lo has leído, y has encontrado posts de blogs donde te dicen que la Martingala es un sistema de ruleta que funciona muy bien. De hecho, cuando lees la explicación de base, parece un sistema razonable, ¡por eso tiene tanto éxito!

Pero lo cierto es que el sistema de martingala en la ruleta no funciona. Y no es una opinión: como PlayUZU es el casino transparente, te lo explicamos con la transparencia de las matemáticas. ¡Comprobémoslo!

Qué es la Martingala

La Martingala es un sistema o estrategia de ruleta muy sencilla de entender: consiste en doblar tu apuesta cuando pierdes.

Funciona así:

  1. Haces una apuesta exterior de probabilidad equilibrada, es decir, apuestas a rojo/negro, a par/impar, o a alto/bajo (o pasa/falta para los más puristas).
  2. Si ganas, vuelves a apostar la misma cantidad.
  3. Si pierdes, en la siguiente tirada apuestas el doble.
  4. Sigues doblando mientras pierdas hasta que finalmente ganes y recuperes todo lo invertido.
estrategia martingala

No suena mal, ¿verdad? Como decíamos, parece razonable. Pero el problema es ese: que solo lo parece.

Los fallos del sistema de ruleta de Martingala, y por qué no debes utilizarla nunca

El primer error al implementar un sistema de Martingala jugando a la ruleta es que las apuestas exteriores en realidad no son al 50%. Porque existe la casilla verde.

  • Si juegas a la ruleta europea, en cada giro tienes un 2,7% de probabilidades de sacar un 0 verde.
  • Si juegas a la ruleta americana, en cada giro tienes un 5,26% de probabilidades de sacar un 0 o un 00 verdes.
  • En ambos casos pierdes.

¿Qué significa esto? Que cuando toda tu estrategia se basa en exteriores, no tienes un 50% de ganar, tienes un 47,3% en la ruleta europea, y un 44,74% en la ruleta americana.

Es decir, tú puedes tener una gran racha, jugar a exteriores, y salir de allí con dinero en el bolsillo haciendo tu martingala. Pero, en el largo plazo, tu destino es perder más veces de las que ganas. Así que por ahí tenemos un problema si cimentas en exteriores toda tu estrategia.

El segundo problema con el sistema Martingala de ruleta es que ganas poquísimo. Veámoslo con un ejemplo sencillo.

  • Apuestas 1 € a negro y ganas. En total, has ganado 1 €.
  • Apuestas 1 € a negro y pierdes. Así que apuestas 2 € y vuelves a perder, de modo que apuestas 4 € y vuelves a ganar. Ganas 8 €. Pero como llevas apostados 1 + 2 + 4, en total has apostado 7 €, así que la ganancia neta es de 1 €.
  • Lo hagas como lo hagas con la martingala tu ganancia es tu apuesta base, dure lo que dure la racha buena o mala.

Y entonces llegamos al tercer problema de la Martingala: que las malas rachas te llevan a la bancarrota.

Fíjate lo rápido que sube tu apuesta partiendo una apuesta base de 1 € y encadenando apenas 7 fallos seguidos:

1 € – 2 € – 4 € – 8 € – 16 € – 32 € – 64 € – 128 €

Esto suma una inversión de 255 € en total. Si ganas la octava tirada, 128 € x 2 = 256 €. De nuevo solo has ganado 1 €, pero has tenido que jugarte 255 € para ello.

¿Y si no los tienes? ¿Y si tienes la mala pata de que fallas la octava tirada y tienes que apostar 256 € y sumarlos a los 255 ya apostados? ¿Tu siguiente apuesta ha de ser de 511 €? ¿Tienes ese presupuesto? ¿Admite apuestas tan altas esa mesa de ruleta?

Y créenos: las malas rachas existen tanto como las buenas.

Así que, en resumen, utilizar el sistema Martingala en la ruleta es una mala idea porque:

  • Vas confiado en tener un 50% cuando en realidad tienes menos, y en el largo plazo pierdes siempre.
  • Te obliga a hacer apuestas que escalan muy rápido y te pueden dejar sin saldo antes de conseguir el giro ganador con el que recuperar.
  • Incluso si consigues sobrevivir a la mala racha, ¡sólo ganas tu apuesta inicial! ¡Todo ese riesgo y ese estrés tiene una recompensa pobrísima!

¿A que ya no suena tan razonable utilizarla?

El problema de las estrategias de ruleta

Lo que todo jugador debe comprender es que la ruleta es un juego 100% aleatorio en el que la habilidad del jugador no importa. No tienes ningún efecto en el resultado del juego.

Por tanto, las únicas estrategias disponibles son estrategias de apuesta, no de juego. La única forma de jugar a la ruleta de forma sistemática intentando mejorar tus posibilidades es mediante buenas estrategias de apuesta. Y por desgracia, ni la Martingala, ni los sistemas Fibonacci, ni otros de los más habitualmente citados, funcionan en realidad.

Si quieres saber más, lo mejor es que te pases por nuestra UZUniversidad, porque en nuestra Guía PlayUZU de Ruleta te hemos resumidos las peores y mejores estrategias de ruleta, cimentadas no en el whishful thinking sino en la transparencia de las matemáticas.

¡No te lo pierdas y que no te enreden con sistemas de ruleta como la Martingala!

Una vez descubras estrategias de apuesta que sí funcionan, como la Martingala Inversa, o el sistema de proporción constante, estarás en mejores condiciones de enfrentarte a nuestras ruletas online.

Sara es la experta creadora de contenidos de PlayUZU. Periodista, andaluza, curiosa y transparente... ¡Tal y como le gusta a UZU!

Compartir este artículo