HOW CAN YOU CHEAT AT ROULETTE banner

Éste ha sido el viejo sueño de muchos. Pegarle el palo al casino. Vencer a la ruleta y a la banca no por suerte, sino por habilidad… y haciendo trampa, claro.

Antes de que te emociones, un jarrito de agua fría: si ese es tu plan, lo tienes crudo. Actualmente es casi imposible estafar al casino con la ruleta. Y esto se debe a que todos los que lo han intentado antes han acabado siendo descubiertos, y ahora todos los casinos serios se cubren las espaldas.

Vamos a ver cómo engañar a la ruleta… o cómo intentarlo, al menos. Y luego veremos algunas historias reales y su resultado. ¡Sigue leyendo!

¿Preparado para sentir la diversión? ¡Aquí tienes algunos juegos que puedes comprobar!

First Person Lightning Roulette

Jugar Ahora

Dragonara Roulette

Jugar Ahora

First Person Roulette

Jugar Ahora

French Roulette Pro

Jugar Ahora

American Roulette Pro HR

Jugar Ahora

French Roulette Pro HR

Jugar Ahora

American Roulette Pro VIP

Jugar Ahora

Who Wants To Be A Millionaire Roulette

Jugar Ahora

European Roulette Pro Special

Jugar Ahora

Cómo engañar a la ruleta: los sistemas existentes

Roulette with magnet

Sistema 1: Trucar la rueda

He aquí todo un arriesgado método para ganar a la ruleta haciendo trampa. Consiste en modificar la rueda aflojando alguno de sus componentes, de forma que ésta tenga un sesgo o tendencia.

El problema es que para ello necesitas:

  1. Conocer cómo es la construcción y mecánica de una ruleta.
  2. Conocer el efecto que tendrá tu modificación.
  3. Distraer al crupier para toquetear la rueda sin que te pillen.

Y hay otros problemas añadidos:

  • Igualmente te pueden ver por los circuitos cerrados de TV.
  • Los casinos tienen un software que estudia los resultados de las ruletas para detectar sesgos o tendencias, de forma que las vuelven a equilibrar.

Por tanto, se trata de un sistema complicadísimo para estafar al casino con la ruleta. Además, es impreciso, y no dura demasiado. Por eso hoy apenas se utiliza.

Sistema 2: La bola magnética

Éste es otro sistema que se utilizaba tiempo atrás, pero que la progresiva incorporación de cámaras en los casinos ha acabado por desechar, ya que es casi imposible no ser detectado.

¿Cómo engañar a la ruleta con una bola magnética? Para empezar, tienes que sustituir la bola original por tu bola trucada sin que te vean, ahí es nada.

Además, no se trata de una simple bola magnética. De ser así, se pegaría al primer trozo de metal en el que cayera y no serviría para nada.

Lo que utilizan los que usan este sistema para estafar al casino en la ruleta es una bola con unos diodos eléctricos dentro, una especie de rotor. El tramposo está atento a los giros, y si ve que va a caer en un sector de la ruleta que no le favorece, activa a distancia los diodos para que la bola de un brinco hasta que caiga en el sector deseado.

Sistema 3: Cambiar la apuesta

Éste sea posiblemente uno de los sistemas más “fáciles” de estafar al casino en la ruleta. Al menos si tienes temple y rápidas manos de trilero.

El sistema consiste en hacer una apuesta y modificarla fuera de plazo sin que nadie se dé cuenta. Por ejemplo:

  • Apuestas 20 € con 4 fichas de 5 € a un número, y ves que va a salir. Entonces cambiar una o dos de las fichas de 5 € por otras mayores, de 20 € cada una por ejemplo, para llevarte mayor recompensa.
  • Apuestas 20 € a un número y ves que va a salir uno cercano en la mesa, y desplazas tu apuesta sin que se note.

La pega de este sistema es que los crupieres de ruleta están especialmente entrenados para memorizar las apuestas y no quitarles el ojo de encima para evitar esto.

Sistema 4: Computación por láser

¿Cómo engañar a la ruleta con un láser y un microprocesador? Parece cosa de ciencia ficción o de peli tipo Ocean’s 11, pero lo cierto es que algunos han usado este sistema con éxito, como veremos más abajo.

El sistema consiste en apuntar hacia la rueda un láser que pueda medir las velocidades tanto de la ruleta como de la bola. Esta información se envía a un dispositivo, móvil o tablet, que calcula con ella rápidamente los resultados más probables.

Sistema 5: Corrupción

A veces, los viejos sistemas son los más sencillos y efectivos. Esta forma de estafar al casino con la ruleta consiste en conchabarte con el crupier. A base de jugar y trabar amistad, si está abierto a ello, puede ayudarte dándote más tiempo para colocar tus apuestas, o directamente hacerte pagos sin que hayas ganado.

El problema de este sistema es, obviamente, que van a pillaros a ti y al crupier, porque los casinos esto lo controlan muchísimo.

Sistema 6: Pirateo digital

¿Cómo engañar a la ruleta online? Los métodos anteriores son imposibles de aplicar en un casino online. Pero los tramposos nunca descansan, y algunos han desarrollado software que analiza y detecta sesgos o tendencias en el software de ruletas online.

El problema (para el tramposo) es que esto sólo es aplicable en casinos cuyas ruletas online puedan tener sesgo al no usar RNG, o sea, un generador de números aleatorios.

Todos los casinos online serios usan RNG hoy en día, adquiriendo juegos de desarrolladores de primera con RNG garantizado y certificado. PlayUZU, por supuesto, es uno de ellos. O sea que esto no hace falta ni intentarlo.

Historias reales de gente que logró estafar al casino en la ruleta

Seguro que has oído historias de gente que logró quebrar a la banca y vencer a la ruleta de forma fraudulenta. Efectivamente, existen, no te lo vamos a esconder.

Aquí te dejamos algunas de las mejores historias… y las lecciones que podemos extraer de ellas.

Los Pelayos

Los Pelayos son una célebre familia española que logró estafar a la ruleta del casino en decenas de países distintos. En los años 90 vaciaron un buen número de casinos en Madrid, Estoril, Ámsterdam, París, Polinesia, Andorra y muchas otras ciudades.

¿Cómo lograban engañar a la ruleta? No lo hacían. Los Pelayos funcionaban a base de estudiar sesgos y tendencias en las ruletas de los casinos, y luego explotar esos sesgos de forma coordinada entre padre, hijo, primos, etc.

Su teoría, probada, era que cada ruleta tenía un sesgo de fabricación, una ligera tendencia que hacía que algunos números salieran más a menudo que otros. Tras estudiar cada ruleta largo tiempo, apostaban de forma coordinada y lograban ganancias increíbles.

Sólo en los casinos de Madrid se llevaron entorno a 200 millones de pesetas (1.200.000 € aproximadamente). En los de Andorra, el equivalente a unos 300.000 €.

Y lo mejor: nadie pudo echarles el guante. Los casinos sólo pudieron prohibirles la entrada, aunque algunas resoluciones judiciales les obligaron a admitirles de nuevo porque en realidad no hacían nada ilegal: sólo calculaban.

Hoy, una aventura similar está descartada: en las casi tres décadas transcurridas desde entonces la fabricación de ruletas ha evolucionado de forma espectacular, garantizando que no existen tendencias explotables por otros nuevos Pelayos.

El Equipo Serbio-Húngaro

Esta historia sobre cómo lograr engañar a la ruleta ocurrió en 2014, en el casino del Ritz de Londres.

El equipo lo formaban dos hombres serbios y una mujer húngara, equipados con el sistema de láser explicado antes. Tomaban la lectura de la velocidad de la bola, la enviaban a sus móviles, y el software predictivo les indicaba el resultado más probable y la apuesta más adecuada.

Lograron llevarse más de 1 millón de libras, y aunque los llevaron a juicio, ¡consiguieron irse de rositas! Sorprendentemente, porque habían roto la normativa del casino y de todos los casinos del mundo de forma flagrante.

Richard Marcus

Richard Marcus es una leyenda entre los que intentan estafar al casino con la ruleta. Jamás fue atrapado. ¿Cómo lo lograba? Con el “simple” método de cambiar las apuestas a posteriori, en coordinación con otros tramposos.

Durante años estuvo vaciando casinos cambiando las apuestas de sitio con una velocidad y disimulo endiablados, hasta que la repetición y las cámaras de circuito cerrado pusieron coto a sus actividades.

Pero eso no le detuvo. Al contrario: le volvió más creativo. Ideó entonces un sistema al que llamó “Savannah”, en honor a su stripper favorita de Las Vegas:

  • Escondía una ficha de 5000 $ bajo dos fichas de 5 $, para hacer creer al crupier que su apuesta era de 15 $.
  • Si acertaba la apuesta, revelaba la ficha inferior de mayor valor, y cobraba un dineral.
  • Si fallaba, sustituía disimuladamente la pila de 3 fichas por otra pila que efectivamente fuera de 15 $.

Con este último sistema se pasó Marcus 5 años antes de retirarse. Su fortuna total, para entonces, era de 12 millones de dólares.

Tras retirarse, se dedicó a trabajar como consultor para esos mismos casinos a los que había tangado, para evitar que otros hicieran lo mismo y probaran cómo engañar a la ruleta.

¿Por qué tú no lograrás estafar al casino en la ruleta?

A man who is explaining with a roulette behind him

Si has leído atentamente todos los sistemas explicados, y estas historias de éxito, te habrás dado cuenta de que es impracticable.

  • La mayoría de sistemas son arriesgadísimos o muy complicados y caros de ejecutar.
  • Hacen falta conocimientos específicos que la gente corriente no tiene. Y un estafador profesional no anda en Google buscando artículos como éste para conseguir ideas. Si estás aquí, es porque tú no lo eres.
  • Los sistemas más “sencillos” como el cambio de apuesta requieren una habilidad de manos sobrenatural para no ser detectado.
  • Hoy los casinos físicos y online tienen unas medidas de seguridad apabullantes que hacen prácticamente inviable el intento.

Por no mencionar otro pequeño detalle: si lo intentas y te pillan, te cae un buen puro. Desde una multa hasta problemas judiciales impresionantes.

Estafar a un casino en la ruleta es algo que va más allá de la picardía: entras en el juego de la ilegalidad.

Sara es la experta creadora de contenidos de PlayUZU. Periodista, andaluza, curiosa y transparente... ¡Tal y como le gusta a UZU!

Compartir este artículo