Juega con responsabilidad. Puedes comprobar las pautas de comportamiento en nuestra página.

Tomar el Control Tomándose un Respiro

Si crees que estás gastando demasiado tiempo y dinero apostando, o sueles continuar jugando en las malas rachas con la (vana) esperanza de recuperar lo que has perdido… ha llegado el momento de considerar un periodo de auto-exclusión.

¿Qué es la Auto-Exclusión?

La auto-exclusión, o interdicción, es un proceso en el que voluntaria y formalmente solicitas que se te impida acceder a sitios y locales de apuesta, como un salón o un casino online.

Todo operador con licencia hoy, en España, debe ofrecer la posibilidad de autoexcluirse a todos sus jugadores. Y, una vez dicho jugador haya quedado auto-excluido, no podrá acceder mientras dure el periodo de interdicción.

¿Cómo funciona la Auto-Exclusión en España?

Puedes acceder a ella de dos maneras.

En primer lugar, puedes solicitárselo a tu operador o casino. Estamos obligados por ley a proporcionarte un formulario de auto-exclusión cuando nos lo pidas. Una vez lo firmes, no sólo vetaremos tu acceso a PlayUZU, sino que tampoco te contactaremos mediante ninguna acción de marketing: ese tiempo es para ti, para que superes la adicción a juegos de azar.

El problema es que nosotros solo podemos vetarte el acceso a nuestro casino, pero en España hay cientos de operadores más. Podrías volver a caer en la tentación.

Por eso, lo más recomendable si te ves en apuros es auto-excluirte de todos los operadores en todo el país. Y esto se hace mediante el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ).

¿Qué es el RGIAJ y cómo inscribirse?

España es uno de los países pioneros a la hora de establecer un sistema nacional centralizado para la auto-exclusión.

La DGOJ puso en marcha un Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego, en el que se recogen los datos de todos aquellos que voluntariamente desean renunciar a su derecho al libre acceso a los juegos de azar, sean físicos u online, ofrecidos por operadores obligados a identificar al jugador.

También se inscriben aquí aquellas personas incapacitadas mediante sentencia judicial firme. ¡Pero no hay que llegar a ese extremo!

Puedes proceder a la auto-exclusión desde la página de Registro de Interdicción de la DGOJ. Una vez allí, sólo tienes que:

  • Descargar y rellenar el formulario que encontrarás al final de esa página.
  • Presentarlo online en la sede electrónica de la DGOJ.
  • También puedes presentarlo presencialmente en cualquier registro de las Administraciones Públicas (en este caso tendrás que adjuntar fotocopia del DNI).

Una vez inscrito, se te impedirá acceder a:

  • Cualquier casino u operador online en España.
  • Casinos y locales de juego de cada Comunidad Autónoma en los que la normativa autonómica especifique que es necesaria la identificación (puede variar entre CCAA).

La duración de esta interdicción, en España, es indefinida. Es decir, una vez inscrito/a, no caduca.

La cancelación de la interdicción puedes solicitarla a partir de los 6 meses, si bien cada Comunidad Autonoma tiene competencias para determinar periodos cerrado de validez de las inscripciones, así como para cobrar tasas cuando se quiera anular la inscripción.

Si quieres saber más sobre los detalles de la interdicción en tu comunidad, así como la dirección de la Unidad de Juego correspondiente, ve al buscador de JugarBien.es, selecciona tu Comunidad Autónoma, y en Tipos de Institución, selecciona Organismos Oficiales.

Pero ¿realmente es efectiva la Auto-Exclusión?

Es efectiva, lo que no supone que sea suficiente para combatir la ludopatía. Digamos que es un buen paso hacia el juego responsable.

Esta es la conclusión que se desprende de estudios como el realizado en 2010 por los Dres. Tobias Hayer y Gerhard Meyer, de la Universidad de Bremen: que la restricción temporal de acceso a sitios de apuestas puede tener efectos psicosociales positivos.

El punto es que la auto-exclusión es un primer paso muy importante. Importante porque, en el momento en que decides auto-excluirte, significa que entiendes y reconoces que tienes un problema.

Ahora bien, éste no puede ser el único paso. No te va a “curar”. Lo que te va a dar es la protección suficiente para que sigas adelante en tu proceso de librarte de la adicción a juegos de azar. Pero, para ello, además de auto-excluirte, necesitas pedir ayuda, apoyo profesional, en los distintos recursos que te explicamos en la sección de Ayuda y Soporte.

Y eso sin mencionar el apoyo de amigos y familiares, que será tan importantes como el profesional para ayudarte a vencer la ludopatía. Con la auto-exclusión evitándote recaídas, recuperar el control te será más sencillo, y por eso lo recomendamos encarecidamente.

Eso sí, recuerda que el registro de interdicción es personal y voluntario. Tú no puedes inscribir a otra persona. Así que, si estás preocupado/a por alguien con adicción a juegos de azar, lo mejor es que acudas a la DGOJ, o a asociaciones como Fejar, para que te orienten en el camino a seguir con esa persona.