Juegue con responsabilidad. Puede comprobar las pautas de comportamiento en nuestra página.

¡Que vienen los Reyes Magos!

Pero, ¿de dónde vienen en realidad?

En las fiestas de todo el mundo hay personas o criaturas mágicas y maravillosas que traen regalos. Sólo en España, encontramos el Tió en Catalunya (un tronco al que se le pega con un palo para que “cague” regalos), el Olentzero en País Vasco, y Papá Noel, que, como en el resto de Occidente, es una de las figuras centrales de la Navidad. 

Pero en España tenemos una relación especial con los Reyes Magos. Lo de “¿Qué le vas a pedir a los reyes?” es la frase más repetida en diciembre. Lleva siendo una fiesta infantil desde el siglo XIX. Sin embargo, estos tres amigos tienen una historia mucho más larga e interesante. ¡Veámosla! 

Ni tres, ni reyes: el misterioso origen de los Reyes Magos

Si nos atenemos a la Biblia, el único evangelio que menciona a estos curiosos personajes es el de Mateo. Y no dice gran cosa sobre ellos: tan sólo que eran unos magos. Lo de que fueran tres no aparece por ninguna parte. Tampoco el que fueran reyes. 

Pero es en la vaguedad y en las zonas grises donde las leyendas medran hasta hacerse inmortales. En realidad, para la moralidad cristiana, eso de que fueran unos “magos” quedaba un poco triste, como poca gloria para tan glorioso nacimiento. Así que, a partir del siglo III, encontramos cómo esos magos se van transformando también en reyes, con sus coronas. 

En cuanto a su número y sus nombres, al principio hubo muchas tradiciones. Al existir tres regalos, en muchos lugares se asumió que serían tres los portadores. Pero han existido representaciones con dos o cuatro reyes, y en la iglesia ortodoxa siria, ¡se dice que eran doce, como los doce apóstoles y las doce tribus de Israel! 

Sin embargo, el tres es el número que acabó imponiéndose, y los nombres de los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, ya aparecen en el famoso mosaico de San Apolinar el Nuevo, en Rávena, datado en el siglo VI d.C.: 

Estamos, pues, ante una tradición ancestral. Que, en España, acabó cristalizando en una festividad nacional dedicada a los niños, a los que se les traen tres (o más) regalos, al menos desde el siglo XIX. 

Hoy, tanto niños como adultos disfrutamos encantados de esta fiesta, igual que abrazamos el resto de tradiciones. ¡Cuanta más alegría y más regalos, mejor! 

Y tú, ¿qué le has pedido a los reyes magos? 

PlayUZU te desea unas felices fiestas

Nos apetecía explicarte la historia de los reyes magos, porque era una excusa fantástica para felicitarte la Navidad. Ha sido un año complicado, y todos nos merecemos un pequeño parón, un descanso para disfrutar de los nuestros y vivir esa ilusión de la noche de reyes. 

Y también para lo más prosaico, pero igual de importante: para tener algo de tiempo libre para nuestras aficiones. Unos días sin prisas para ponerte al día con tus series favoritas, ver esa película que tienes pendiente, acabar ese interesantísimo libro sin tener que limitarlo a los 10 minutos antes de caer rendido/a en la cama, o, por qué no, jugar a tus juegos preferidos.  

Si entre ellos se encuentran los juegos de casino, pues es una lástima no poder ofrecerte ninguna slot de los Reyes Magos (a ver si los muchachos de MGA se ponen con ello, ejem, ejem, que estos son especialistas en clavar slots 100% de sabor español).  

Pero sí tenemos divertidas slots de elfos navideños como A Tale of Elves, una tragaperras de 5 rodillos y 243 líneas de pago, que molan igual que los reyes magos porque también traen regalos. 

¡Esperamos que te divierta en esos ratos de ocio que vas a tener! Pero recuerda: si quieres que los Reyes Magos te traigan lo que pides, es necesario portarse bien. Juega con total responsabilidad, por favor. No te vayan a traer carbón.

ARTÍCULOS RELACIONADOS