Juegue con responsabilidad. Puede comprobar las pautas de comportamiento en nuestra página.

La adicción de los jackpots y la falacia del coste irrecuperable

¿Quién no querría ganar una cantidad exageradamente grande de dinero? Ganar miles o incluso millones de euros en metálico es el sueño de cualquier jugador que juega a tragaperras con jackpot.  

El problema, sin embargo, es que los jugadores adictos a juegos con jackpot creen que, si juegan lo suficiente, el suficiente tiempo, eventualmente acabarán ganándolo. Y esto, por supuesto, no es así: la victoria nunca está garantizada. 

Y lo que es peor: los jugadores problemáticos suelen seguir jugando y jugando, profundizando más en el pozo, en busca del premio millonario que les devuelva las pérdidas. 

Los “casi aciertos” podrían incrementar la adicción a juegos de azar 

En lo tocante a la ludopatía relacionada con los jackpots, parece que no es la emoción de ganar, sino la emoción de casi ganar, la que separa al jugador problemático del jugador estándar. 

Esta conclusión es la que obtuvieron los investigadores Henry Chase y Luke Clark, de las universidades de Nottingham y Cambridge respectivamente, en un estudio del año 2010. En ese estudio, descubrieron que existía una correlación entre una intensa respuesta cerebral ante un “casi acierto”, y la tendencia al juego compulsivo. 

Los investigadores descubrieron que, de los 20 participantes en el estudio, aquellos que en el test arrojaban mayor puntuación en severidad de adicción, eran también los que mostraban una mayor actividad cerebral en el mesencéfalo como respuesta a un “casi acierto”. ¡Y esta misma actividad es la que mostraban estos mismos participantes al ganar dinero real! 

La Falacia del Costo Irrecuperable 

Los jugadores adictos a los juegos de jackpots, y a las tragaperras en general, son a menudo víctimas de la Falacia del Costo Irrecuperable. 

Esta falacia se da cuando alguien cree que debe seguir invirtiendo o gastando en algo porque ya ha invertido mucho, y si deja de hacerlo, se habrá perdido irremediablemente.  

En esencia, se trata de una reacción emocional, que no tiene en cuenta las pérdidas totales que supondrán seguir invirtiendo en algo que debería haberse abandonado ya hace tiempo. 

En lo tocante a tragaperras, premios gordos y jackpots, lo veremos mejor con un ejemplo: 

Esta reacción es la Falacia del Costo Irrecuperable, la forma más rápida de ir a la bancarrota.  

La realidad es que el dinero que invertiste en el juego ya se ha ido. Las probabilidades son exactamente las mismas en cada tirada, independientemente del dinero que ya hayas metido. ¡No se vuelve más fácil por gastar más dinero! Es puro azar. 

Por tanto, evita enredarte en esta falacia y en la adicción de los jackpots: si tienes un mal día y estás perdiendo, deja de jugar

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Jugar juegos con dinero real requiere el registro de una cuenta. El acceso a las solicitudes de dinero real está prohibido por las personas incluidas en el Artículo 6.2 (a) y la Ley 13/2011, de 27 de mayo, sobre la regulación de los juegos.

UZU te anima a jugar de forma responsable

LEER MÁS >